El cachorro de Border Collie

 

Como todos los cachorros, los Border también son adorables. Parecen bolas de pelo torpes y descoordinadas. Es fácil bajar la guardia ante tan adorable criatura y olvidar lo que es: un perro; y tratarlo como lo que no es: un peluche o un juguete.

 

No es difícil (para nada) educar bien a un perro, pero será primordial tenér las ideas claras, ser constante y paciente (además de tener muy claros los objetivos). Si no lo tienes claro consulta con un especilista que pueda guiarte con su educación.

 

Como cachorros, los Border tienen algunas características que les hacen "especiales". Como me decía un amigo adiestrador: "no me gustan los Border por esos malos rollos que llevan en la cabeza.....". Yo sé a lo que se refiere: a ese aire de analizarlo todo, de pensar en todo, de hipersensibilidad ante cualquier estimulación. Enseguida pueden parecer desconfiados y miedosos, a la vez que aturullados, movidos e intrépidos (porque su forma de gestionar el miedo, la ansiedad, la ambiguedad o la inseguridad con frecuencia es a través del movimiento continuo). A veces no resultan fáciles de entender, sobre todo para aquellos que lo consideran el perro mas listo del mundo y buscan una explicación "lógica" ante todo lo que hacen sin entender que, simplemente, el perro no entiende lo que pasa, no entide lo que se espera de él y esto le genera ansiedad, nerviosismo y no puede parar de hacer cosas en busca de una "solución".

 

cachorros border collie

Para que te hagas una idea: la socialización (eses proceso de habituación al entorno) de un cachorro de Border tiene que ser muy cuidadosa, a diferencia de otras razas. Cuando los adiestradores de la ONCE le asignan un labrador a una familia para que lo socialice el primer año, les dan una serie de instrucciones que no vienen al caso y, al mismo tiempo, les dán un salvoconducto para que pueden pasar con el perro a lugares públicos, aconsejando darle al perro el mayor número de experiencias posibles. Pues bien, esta pauta que es muy válida para un labrador, puede ser nefasta en el caso de un Border Collie, debido a que no es un perro hipersociable (como el labrador) y a que su gestión de las emociones tiene un ritmo distinto. Nosotros debemos enfrentar a nuestro border con diferentes situaciones y experiencias, pero siempre teniendo en cuenta el estado emocional del perro y la gestión que va haciendo de la experiencia, además de proporcionarle descanso de manera adecuada.

 

Por ejemplo; si quiero habituar a mi Border Collie a los niños y le llevo a la puerta de un colegio probablemente muchos de estos niños se abalanzarán sobre mi cachorro para "manosearlo" y jugar con él. Nosotros tendremos que preguntarnos: ¿como está procesando la experiencia mi perro?, ¿le gusta?, ¿le excita?, ¿le aterra?....Para resumir, podríamos estar ante tres situaciones distintas:

 

1. Ha sentido miedo, lo cual es nefasto, sobre todo si los niños se han ido del lugar antes de que a mi cachorro se le haya pasado ese miedo, con lo que, en su disco duro quedará: "espero no ver más niños en mi vida". En primer lugar, seguramente te has pasado con el tipo de experiencia proporcionado. Deberías haber llevado al perro a ver niños en un lugar más tranquilo y en menor número. En segundo lugar, deberás ir reconociendo la "elasticidad" de tu perro. La elasticidad es el tiempo que el perro necesita para reponerse de un estímulo aversivo (de un susto). Si tu perro se asusta, como norma general, deberás esperar a que se recupere en presencia del estímulo causante. De este modo aprenderá a gestionar sus miedos y a reconocer como seguros o neutros los estímulos que, en principio, le asustaban. Mira este post al respecto.

 

2. Se ha excitado mucho, lo cual también es malo. La excitación la suelen confundir los dueños con alegría y se van para casa pensando que el cachorro ha tenido una experiencia enriquecedora cuando, en realidad, su experiencia ha sido de excitación e identificará a los niños con ese estado emocional de descontrol y nerviosismo. En realidad es hasta cierto punto normal que suceda así con los cachorros, pero no deberemos fomentarlo por lo que, en este caso, deberemos salir rápido de la situación e ir relacionando al cachorro con niños en situaciones más controlables en las que podamos retirar al cachorro (empujarlo o alejarlo del niño, cuando se pone muy "pesado"), para dejar que se relacione si lo hace de un modo más tranquilo.

 

3. Ha estado tranquilo y relajado: esto es lo ideal. Tranquilo y relajado no es quieto y asustado. Es tranquilo y procesando la situación con curiosidad, acercándose a los niños y teniendo su espacio de retirada, analizando si el estímulo es agradable o peligroso y, si le apetece, tratando de interaccionar y jugar de manera tranquila. Esto es lo que queremos ver, y quizás, mejor que la puerta de un colegio, deberemos elegir un lugar algo menos bullicioso para verlo.

 

Lo mismo puede decirse de la socialización con otros estímulos habituales como perros o ruidos, siempre tiene que ser cuidadosa, progresiva y tranquila.

 

No me resisto a comentar aquí otro error habitual. Como nos han dicho que el Border es el perro más inteligente, muchos de sus propietarios comienzan a enseñarle monerías desde que es un cachorrito: "sientate.......toma", "túmbate......toma", "dame la patita........toma"y a base de sobornarle y premiarle conseguimos establecer con él una relación social totalmente egoista e insana. Este tipo de dueños, si es afortunado, conseguirá un perro obediente y siempre pendiente (pero sin iniciativa y sin naturalidad). En otros muchos casos el perro encontrará en otras cosas un mayor refuerzo y correrá tras los coches o ciclistas mientras su dueño le llama ofreciéndole una pequeña chuche que el perro desdeña.

 

Para ilustrar esto suelo utilizar con mis clientes un ejemplo que me puso uno de mis maestros: "imagina que te dicen, a ver fulanito, dame la mano....muy bien...toma 20 euros........ahora sube un pie.....muy bien, toma 20 euros........ahora da una palmada......muy bien, toma 20 euros......". ¿Como serían las relaciones que estableceríamos así?. Tu perro no es un payaso de circo. Ya lo he dicho, si quieres practicar algún tipo de adiestramiento deja primero que el perro se desarrolle y crezca equilibrado y aprendiendo por sus experiencias lo que es su entorno, lo que son sus dueños, el modo de comunciarnos....etc, etc. Con el perro ya en torno al año de edad podrás comenzar con la especialidad que elijas, siempre teniendo en cuenta el bienestar físico y psíquico del animal y minimizando los efectos secundarios que cualquier actividad conlleva.